Chicas Cadiz

Lo que nunca te dijeron sobre Chicas Cadiz. La belleza de las mujeres maduras no es ningún secreto : todas y cada una entendemos que, tratándose de cuidar nuestro aspecto, no tenemos la posibilidad de dejarnos ser estrictos.

Kylie se dio cuenta ; su sonrisa se ensanchó por un instante y después se inclinó más hacia el escritorio, con los pechos apoyados en los brazos cruzados. No estaba totalmente segura de lo que estaba haciendo ; su verdadera intención al llamar a Rob a su despacho no se encontraba clara ni siquiera en su cabeza.

Hull. El casco se desliza abultado , resbaladizo y sin recortar. Como la carne obscura húmeda, después de porciones de hambre de blanco seco. Te hallas agarrando con gratitud la inopinada tiernicidad con ambos brazos. Y con las piernas. Atrayéndolo. sorbiendo con avidez la explosión de leche y miel. Tomando un profundo relleno de esa bondad pancakeada.

Sentí que me calentaba, con un toque de humedad con el recuerdo. Me tumbé de espaldas y envié mi mano a las bragas, la otra a mi pecho y me masajeé con el consiguiente disfrute de ambos mientras que hacía rodar mi pezón entre el dedo y el pulgar. El hormigueo , caliente y poco a poco más persistente, apareció de manera rápida. Me retorcí mientras mi necesidad se hacía mucho más fuerte. Me senté a sabiendas de que era inútil resistirse por mucho más tiempo. Fui a mi bolso, saqué el paquete de tres condones y arranqué uno.

Una tarde trajo lencería, y alternamos entre que ella se probase distintas prendas, y que yo la follase con tacones y medias, o que jugase con las medias del cuerpo. Tuvimos sexo en todas las habitaciones de la casa , y una vez, aun en un viejo mueble Custom Bass, de los viejos con el plástico negro plisado, con algo de música sonando a través del altavoz que provocaba una baja vibración de 40 Hz que recorría su cuerpo. Para ser sólo una inocente de 19 años, me sorprendió con algunos de sus deseos.

Sus pelotas golpearon contra su mandíbula y su rímel se arruinó por las lágrimas que corrían por sus ojos; ella se tocó con fuerza , todo su cuerpo tremiendo.

Me subió los calzoncillos y me cogió de la mano. Me condujo al dormitorio y me quitó los calzoncillos nuevamente. Me empujó nuevamente a la cama y comenzó a desvestirse enfrente de mí. Para ser una mujer de más de 50 años, tenía un enorme cuerpo. (Por lo menos yo creía que tenía 50 años). Sus tetas eran bastante turgentes y había muy escasas arrugas en su cuerpo y en su cara.

Llegó la media noche extendida , y todo fue tal y como si aquí no pasara nada en lo más mínimo , ningún comentario, ningún halago estúpido , o si no pueden ser, mi mujer se levantó de la cama cubriéndose con la toalla y el tanga y el corpiño, y salió al baño a ducharse, yo cumpliendo mi condición de marido cornudo, acompañé al Sr.Carlos hassta la calle, corto y los tres terminamos. y contentos de desatar el sexo morboso, que me dejó satisfecho,

Ella me dio la vuelta y me montó. Me montó rápido y de forma fuerte. Intenté detenerla; intenté mencionarle que se encontraba a puntito de correrme. Me ignoró y no pude aguantar mucho más. Mi espalda se arqueó y la levanté con los músculos de la espalda mientras un año de semen guardado salía disparado dentro de ella.

¿Porque se quiere talentos de Chicas Cadiz?

Pues bien, otra cosa que me sorprendió fue como mi mujer en menos de unos segundos ahora se encontraba tumbada en el sofá lista , y en tanguita y sujetador, y parecía que ya la conocía, su piel blanca, sus pechos bien deseables y sus piernas dirían piernazas.

Su mano se dirigió a mi polla , en este momento erecta, y yo la tomé en mis brazos y besé su joven boca. Mi conmoción se había desvanecido , y tras más de un año sin sexo, estaba en la cama con una mujer joven.

Esa noche, a lo largo de la cena, mi padre y mi madre quisieron charlar conmigo. Hijo, sé que tienes una beca completa para el M.I.T., pero no queremos que tengas que trabajar allí para gastar dinero, queremos que te concentres en tus estudios. Conque tenemos una oferta para ti. Te proporcionaremos un dinero para gastos de 1000 dólares al mes , pero vas a tener que ganártelo.

Me subió los calzoncillos y me cogió de la mano. Me condujo al dormitorio y me quitó los calzoncillos nuevamente. Me empujó de nuevo a la cama y empezó a desvestirse enfrente de mí. Para ser una mujer de sobra de 50 años, tenía un enorme cuerpo. (Por lo menos yo creía que tenía 50 años). Sus lolas eran bastante turgentes y había muy pocas arrugas en su cuerpo y en su cara.

Al final , me arrodillé y, naturalmente, rodeé estas tres pollas. Empecé a chuparlas alternativamente. Yo sabía que iba a terminar , y yo estaba haciendo un ademán de concha. Mi novio no es más , el primo tenía problemas para mantener duro, pero Jair tenia como piedra. Me concentré en él y esperar a que el flujo de leche como un maná. Cuando sucedió, me enojé, diciendo Jair que no me había advertido que iba a correr, pero sólo para ocultar enfrente de mi novio. Y su boca se encontraba llena de esa deliciosa leche y agarró mi pelo Jair me puso nuevamente en su boca. Ya terminé de recibir desatada hasta la última gota y adecentar a fondo la divina polla un poco más , puesto que hay abajo. una delicia.

¿Las maduras les encantan a los hombres jóvenes?

Sentí que comenzaba a calentarme al rememorar los bailes pausados que compartíamos. No era tímido no desde el primer baile. Me tenía tan cerca que alguien no podría haber vivido una pluma entre nosotros mientras mis pechos se apretaban contra su pecho. Esa era la parte maravillosa , siendo apenas unos centímetros mucho más baja, mis brazos se ajustaban cerca de su cuello, nuestros cuerpos uno contra el otro, sus piernas rozando la parte interior de mi muslo en la tenue luz de la habitación mientras apenas nos movíamos con mi cabeza sobre su hombro. podía olisquear su aroma incluso en este momento. Se había ofrecido a llevarme a casa, dejando a mis amigas en la celebración con miradas de envidia y consternación a partes iguales. Yo había recibido con entusiasmo, pero cuando le invité a entrar , me dijo que yo se encontraba bastante lejos para que se quedara.

Sabía que la universidad nunca competiría con el sexo que tuve ese verano, y debo agradecer a una dulce señora mayor el más destacable sexo que he tenido o tendré jamás.

Puso a Kylie encima del escritorio ; ella se sentó allí, con las piernas abiertas, el coño chorreando, mirándolo con una amplia sonrisa de perfecta satisfacción. Ella lo acercó y le plantó un beso caliente y húmedo en los labios. Entonces , se inclinó y besó su eje flácido y chorreante.

La besó y empezó a lamerla suave y de manera lenta. Pronto abrió su boca y empezó a meterla. Velozmente se la metió toda y comenzó a bajar por su garganta.