Chatkiwi

Aquende encontrarás todo sobre Chatkiwi. Mi hermosura de las mujeres maduras no es ningún enigma: todas entendemos que, tratándose de cuidar nuestro aspecto, embargo tenemos la oportunidad de dejarnos corresponder exigentes.

Si realmente me sentí culpable, pero Sres, la enfermedad que produce tal espectáculo, el sexo explícito, un hombre y mi mujer. la curiosidad que sintió mi cuerpo fue tal que olvido mis tabúes de mal gusto. y disfruté totalmente , que había anhelado mentalmente, y también imagine y me masturbé con la iniciativa. Per era ahora real, y muy real, faantasias no, mi mujer se encontraba bajo el cuerpo de Carlos que no terminaba de bombear, y mi mujer con lo abierta que piernazas la había visto nunca , su vagina recibía todo cuanto integrante , y daba brida suelta a la condición multiorgásmica, no menos de 2 orgasmos , es decir , una mujer que debe aguantar en la cama si no tiene resisstencia eréctil y buen miembro , que la hace rugir, todo lo mencionado duró como una hora y media. Vi su transpiración, Carlos orgasmo, y para reposar por moderadamente media hora, agotado , y contento de la relación, todo esto no contó para nada en sus ojos, o el pensamiento, Disfrutaron , y los amigos deben ser honestos y decirles en mi lugar , me masturbaba lentamente sentado observando cada detalle. movimiento, empujes que le logró excepcional. y me dieron casi 2 clímax masturbándose.

En un tiempo reducido , estábamos follando nuevamente. Durante un descanso , (estábamos de nuevo en el estudio) ella cogió 2 sillas, una de 2 X 12, y también hizo una tabla que cubrió con una manta, y me pidió que me tumbara sobre ella. Me tumbé en esa tabla angosta y dura, con la polla erguida como un asta de bandera. Ella se montó sobre mí, y levantó sus piernas hasta prácticamente poner sus pies sobre mi pecho. Eso puso sus 140 libras sobre mí, ella estaba empujando la piel cerca de la base de mi polla hacia abajo y debe hacer algo para el flujo de sangre por el hecho de que yo estaba más duro que de práctica , y estaba intensamente en ella. Después , la única forma en que podría describirlo es que se encontraba a 8 pulgadas en ella con una polla de 7 pulgadas; tal era la presión y la posición.

Por una parte , deseaba charlar con él sobre sus notas, su esfuerzo (o la carencia de él), y asistirle a mejorar y no suspender su clase. Por otro lado , en una clase llena de alumnos de primer año de artes liberales, eminentemente chicas jóvenes y chicos aspirantes a escritores que no sabían distinguir un bolígrafo de su pene, Rob era el rayo de sol que penetraba en las nubes grises de una tarde lluviosa.

Irradiando como una ardiente explosión orgásmica, la envolvió. Los vasos sanguíneos se congestionaron y las glándulas comenzaron a exudar en abudancia humedad. Quizás el efecto tuviera que ver con el calor del sol que brillaba a través de la enorme ventana del este, y los suaves acordes de Samba Pati de fondo.

Ella se retorcía y se mordía los labios, apoyando la cabeza en el escritorio y frotándose el clítoris con una mano.

Fue en la época de julio cuando las cosas cambiaron para mí. Se encontraba cortando el césped de la Sra. Smith en un día impresionantemente caluroso. Hacía unos 110 grados a la sombra y el sudor se desprendía de mí. Deseaba darme un largo chapuzón en la piscina para refrescarme.

Por un momento , él se quedó viendo estupefacto , y con un deseo desquiciado , su cuerpo, ahora solo con medias de nailon con liguero y zapatos de tacón negro. La tomó en sus brazos, acariciando su culo , acariciando sus muslos; sus labios se encontraron en un beso ardiente , sus lenguas se enzarzaron en una danza salvaje y primitiva.

Su mano se dirigió a mi poronga , ahora erecta, y yo la tomé en mis brazos y besé su joven boca. Mi convulsión se había disipado , y tras más de un año sin sexo, estaba en cama con una mujer joven.

¿Porque se quiere contactos de Chatkiwi?

Él se puso de pie y ella se arrodilló, sin dejar de besar y frotar su polla erecta por encima de los calzoncillos; sonrió extensamente , tanto hacia fuera como hacia dentro, mientras palpaba la longitud y el grosor de la joven poronga.

En el momento en que al fin la soltó, se levantó y dijo : Hacía tiempo que quería eso, el gusto del dulce semen joven, y tras verte follar con esa rubia la semana pasada , cuando dejaste las persianas abiertas, supe que tenía que tenerte.

Ella levantó una pierna y él la colocó sobre su hombro; ella ayudó a guiar su polla en su empapado coño. Al comienzo poco a poco , él trabajó en los empujes; largos, profundos, apasionados. Ella sepultó su cara en su hombro, besando y mordiendo su cuello, respirando agitadamente directamente en su oído.

Le di la vuelta y empecé a deslizarme de manera lenta dentro y fuera de ella. Dios, se sentía tan caliente y lista. Empecé a penetrarla. Me afirmaba que le diese duro y profundo. La penetré tan fuerte como pude. Empezó a gemir y pronto se estremeció por otro orgasmo. Proseguí follándola mientras se corría, y pronto se encontraba gimiendo y seguía diciendo: Oh, joder, oh sí, oh Dios, fóllame, vamos nena llena mi coño, haz que se corra, vamos nena lléname, dale ese dulce jugo. Quiero sentir de qué forma te corres en mí. Lo quiero todo.

Tomé un sorbo de mi vaso y volví a mirar los grandes plátanos amarillos que había en el cuenco de la encimera. Ayer había cogido uno y había estudiado su forma larga y tenuemente curvada , su longitud y su grosor. En este momento , la imagen de Tony y el plátano grande y sonoro se fusionaron en mi cabeza. Chavala , ¡no! Lo devolví al cuenco con dudas.

¿Las maduras les encantan a los hombres jóvenes?

Pensé que ahí se iba medio verano. Nuestro jardín tenía algo más de un acre, y el de la Sra. Smith era aún mucho más grande, y tenía un paisaje muy intrincado en su jardín.

Jugamos al sóftbol en exactamente el mismo equipo. Yo soy la mayor de nuestro equipo, con 53 años, y ella la mucho más joven, con 19. Ella y yo también somos músicos. Estoy divorciado, vivo solo en una vivienda algo pequeña y mi estacionamiento está acondicionado como sala de ensayo/estudio de música. Me tomé el tiempo y el dinero para transformarlo en una habitación y en un estacionamiento.

Sus miradas se encontraron ; la de ella se había vuelto acuosa. Se lo metió hasta los cojones , ahogándose con su polla , hasta que tuvo que retirarse para respirar, antes de volver a atacar su poronga.

La besó y comenzó a lamerla despacio y de manera lenta. Próximamente abrió su boca y comenzó a meterla. Rápidamente se la metió toda y empezó a bajar por su garganta.