Chat Sado Gente

Lo que nunca te afirmaron sobre Chat Sado Gente. La belleza de las mujeres maduras no es ningún misterio : todas sabemos que, tratándose de cuidar nuestro aspecto, no tenemos la posibilidad de dejarnos ser rigurosos.

Puso a Kylie sobre el escritorio ; ella se sentó allí, con las piernas abiertas, el coño chorreando, mirándolo con una gran sonrisa de impecable satisfacción. Ella lo aproximó y le plantó un beso caliente y húmedo en los labios. Luego , se inclinó y besó su eje flácido y chorreante.

Jugamos al sóftbol en exactamente el mismo equipo. Yo soy la mayor de nuestro equipo, con 53 años, y ella la más joven, con 19. Ella y yo también somos músicos. Estoy divorciado, vivo solo en una casa algo pequeña y mi estacionamiento está acondicionado como salón de ensayo/estudio de música. Me tomé el tiempo y el dinero para transformarlo en una habitación y en un garaje.

Ella apretó el culo contra él, con los brazos rodeando su cuello; él la besó en el cuello, en las mejillas, en los labios. Ella sonrió ampliamente y correspondió a los besos. Rápidamente , él la empujó hacia enfrente ; ella apoyó las manos en el escritorio y abrió la pierna, mirándole de manera significativa.

Así que comenzó el trabajo. Todos los lunes cortaba el césped de nuestra casa y cada dos días limpiaba la piscina. Asimismo me aseguraba de que los productos químicos se sostuvieran cada día a fin de que fuera una piscina interesante para nadar.

Por un instante , él se quedó viendo atónito , y con un deseo ido , su cuerpo, ahora sólo con medias de nailon con liguero y zapatos de tacón negro. La tomó en sus brazos, acariciando su culo , acariciando sus muslos; sus labios se hallaron en un beso candente , sus lenguas se enzarzaron en una danza salvaje y primitiva.

Nos reunimos en el patio trasero, prendemos la parrilla y Terri, Bob (otro compañero de equipo que asimismo es guitarrista) y yo sacamos los instrumentos y hacemos una improvisada sesión de improvisación mientras que nuestros amigos y compañeros de equipo se unen con las voces que deseen.

Pensé que ahí se iba la mitad del verano. Nuestro jardín tenía algo mucho más de un acre, y el de la Sra. Smith era aún mucho más grande, y tenía un paisaje muy intrincado en su jardín.

En el momento en que la tuve bien dura, no perdió tiempo y se sentó a horcajadas sobre mí, introduciéndome en su ardiente coño. Dios, se encontraba muy apretado, tan apretado como todos coño que haya tenido. Comenzó a sacudirse de forma lenta y a follarme. Su coño se sentía increíble, ardiente , húmedo y aterciopelado, y listo para una buena cogida.

¿Porque se busca contactos de Chat Sado Gente?

Lenta y deliciosamente , Tony se deslizó dentro de mí con una sonrisa mientras su integrante me llenaba. Lo moví por todos lados , cada vez un tanto mucho más profundo, hasta el momento en que tomé todo lo necesario para controlar su movimiento. Los minutos pasaban, mientras mi placer medraba , el tamaño me hacía sentir apretada. El plátano era suficientemente flexible para imitar un pene erecto de tamaño considerable. Jugué llevándome al borde , luego retrocediendo , entonces al borde de nuevo, descansando unos segundos, viendo la sonrisa de Tony. En este momento había una urgencia, era el momento de que mi coño experimentara lo que una polla podía hacer a una mujer. Aumenté el ritmo sosteniendo mi clítoris y mi vagina totalmente estimulados con el proxy afrutado. Me fui, con la pelvis crispada, y luego me quedé quieta, con una sonrisa en la cara mientras mi respiración volvía a la normalidad. Abrí los ojos y vi de qué manera el plátano volvía a mostrarse entre mi mata de pelo castaño.

Rompió el beso para quitarse la camisa y el sujetador, y volvió a cerrar la boca conmigo, con su mano sujetando la mía hacia su pecho.

Le levantó el pelo largo y castaño claro, y elevó su mirada al techo, mientras que la lengua y los labios de ella trabajaban en su poronga , ocasionando ya una sacudida en la parte baja de su espalda, pese a no habérsela metido aún en la boca. Él jadeaba, hipnotizado por los sorbos que llenaban la habitación.

Ella no se percató , y yo me quedé pegado a su coño como una ventosa. Otro orgasmo, y después introduje 2 dedos en su empapado coño, y luego agregué otro dedo. Proseguí besando, lamiendo, chupando y dejando que mi lengua bailara sobre su clítoris, mientras metía y sacaba tres dedos como un pistón de tres puntas. Se corrió nuevamente , y una vez más.

Bebí un sorbo de mi vaso y volví a mirar los enormes plátanos amarillos que había en el cuenco de la encimera. Ayer había cogido uno y había estudiado su forma extendida y sutilmente encorvada , su longitud y su espesor. Ahora , la imagen de Tony y el plátano grande y sonoro se fusionaron en mi mente. Chavala , ¡no! Lo devolví al cuenco con dudas.

¿Las mujeres maduras les encantan a los jóvenes?

Él se puso de pie y ella se arrodilló, sin dejar de besar y frotar su poronga erecta por encima de los calzoncillos; sonrió extensamente , tanto hacia fuera como hacia dentro, mientras palpaba la longitud y el grosor de la joven poronga.

Así que empezó el trabajo. Todos y cada uno de los lunes cortaba el césped de nuestra casa y cada un par de días limpiaba la piscina. Asimismo me aseguraba de que los artículos químicos se sostuvieran al día a fin de que fuera una piscina interesante para nadar.

Evidentemente que acepté. Maua, especialista , me sugirió la postura , me senté en la silla y levanté las piernas, dejando al descubierto mi culo. Maua me metió primero un dedo, entonces 2 , dilatando poco a poco mi trasero. En el momento en que estuvo lista, mi novio con una crema, me fue metiendo la polla de a poco. Me dolía un poco , pero con el cuidado de mi novio que era muy dulce, fui mudando la sensación de mal por la de exitación. Me sorprendió bastante , nunca imaginé que llegaría a tener un orgasmo. Fue fantástico y me arrepentí de no haberlo hecho antes. En este momento era aa Jair, quien me empujaba un tirón prácticamente todo por fin tenía esa divina verga donde deseaba , no me lastimaba, recibía cada empujón de Jair explotando de placer , hasta que otro orgasmo casi proseguía , no me podía opinar. Entonces el primo, que había mantenido su erección porque me cogieron mientras que me chupaban, fue el próximo. No tuve ningún otro orgasmo, pero disfrute observando esa polla negra y loca sepultada en mis entrañas.

Ella me dio la vuelta y me montó. Me montó veloz y de manera fuerte. Procuré detenerla; procuré mencionarle que se encontraba a puntito de correrme. Me ignoró y no pude soportar mucho más. Mi espalda se arqueó y la levanté con los músculos de la espalda mientras un año de semen guardado salía disparado dentro de ella.