Bonito Dia

Aquí encontrarás todo acerca de Bonito Dia. El hermosura de las mujeres maduras no es ningún misterio: todas entendemos en comparación a, tratándose de favorecer nuestro aspecto, nadie tenemos la oportunidad de dejarnos corresponder exigentes.

Bueno por último una noche lo invite a cenar a casa se logró lógicamente yo pague todo por mi cuenta, bueno hubo todo amabilidad y tensión hasta el momento en que el Sr. Carlos me sorprendió, y me dijo. José lo siento, pero nunca pensé presenciar algo real que nunca parece que no es para ti(expresiones mucho más palabras menos) respondió que todo tranquilo y realizar como que no estoy aquí ..(hubo otros diálogos, que fueron parte de la primera reunión ,) y llegó a ser asombrado por Carlos que se levantó de la mesa y salió a la cocina, Sii! El señor abrazó a mi mujer la besó, la cogió por la cintura para que encontrara el amor , le acarició el pelo, le apretó y tiró de su cuerpo, mi mujer se encontraba de su lado, preparando tapas de jamón y todo cuanto próximamente se comería y las cervezas.

Su movimiento logró que la parte superior de la cabeza de mi poronga se rozara con su interior; se sentía tan profundo que habría jurado que estaba empujando su ombligo. Mi clímax fue explosivo e hizo que ella se corriese. Después de eso, las sillas y la tabla estaban siempre y en todo momento a mano.

Sonó mi teléfono. Reconocí la voz de Tony al momento. Nos conocíamos desde hacía años, pero jamás habíamos salido juntos. Escuché y asentí sin darme cuenta de que no había dicho ni una palabra. Cuando me preguntó si proseguía en la línea le respondí que lo vería en unos minutos. Todavía se encontraba en mi baño en el momento en que llamaron a la puerta. Abrí la puerta y vi a mi fantasía de pie ante mí tal y como si le hubiese hecho un encargo particular.

Ella mencionó que sería genial , y salió de la habitación por un minuto. Cuando volvió, tenía dos paños para la cara y una toalla. Me dijo que me pusiera parado en el lavabo y no podía creer lo que ocurrió a continuación. Comenzó a lavarme la espalda y a secármela con una toalla. Me logró ofrecer la vuelta y comenzó a lavarme la cara y el pecho hasta los calzoncillos. Tras secarme con la toalla, me miró, se inclinó y empezó a chuparme el pezón. Yo se encontraba en estado de shock, pero no podía detenerla, puesto que me estaba excitando. Mi poronga se estaba poniendo dura en mis pantalones y se sentía realmente bien mientras que ella chupaba y lamía mis pezones.

Si la primera situación que acepté que era con la capacidad de concentir en mi casa mi esposa , Carmen (no es su verdadero nombre) 44años en 2010 y 52. Mi mujer se casó hace 26 años con los señores. de este modo. tendría relaciones sexuales con otro hombre, su amante en mi propia casa, y una habitación que usamos para trasstero pero en buen estado y con un sofá cama muy grande. Hago la aclaración de que el Sr. Carlos 38, no era ningún pusilánime en esta disparidad marital .yo por teléfono y luego en persona, le informé que se encontraba resuelto a que, como resulta lógico , cualquier persona dudara y sospechara, temiese , una trampa, sospechara algo raro , etcétera. por eso digo que esto no es fácil. A veces leo como por ahí que es tomar y traer, simpre comentando de gente bastante reservada y discreta.

Eso fue hace 5 meses. Nos enviamos correos electrónicos varias veces a la semana , pero nunca mencionamos el sexo. Son sólo cartas entre amigos. Ella estuvo en mi casa unos cuantos ocasiones desde ese momento , pero en el momento en que el antiguo conjunto se encontraba reunido, y una vez con su nuevo novio.

Finalmente , me arrodillé y, naturalmente, rodeé estas tres pollas. Comencé a chupetearlas alternativamente. Yo sabía que iba a terminar , y yo estaba haciendo un ademán de concha. Mi novio no es más , el primo tenía problemas para sostener duro, pero Jair tenia como piedra. Me concentré en él y esperar a que el fluído de leche como un maná. Cuando sucedió, me enojé, diciendo Jair que no me había advertido que iba a correr, pero solo para esconder delante de mi novio. Y su boca se encontraba llena de esa exquisita leche y agarró mi pelo Jair me puso nuevamente en su boca. Ya terminé de recibir desatada hasta la última gota y adecentar intensamente la divina polla un tanto mucho más , puesto que hay abajo. una delicia.

Tras unos minutos, se arrodilló frente a mí y me bajó los calzoncillos para rodear mi polla. Salió y ella sonrió y dijo : Eso es lo que deseaba ver.

¿Porque se quiere Bonito Dia?

Me levanté tarde y arrastrando los pies hacia la cocina. Precisaba un vaso de agua, mi boca se sentía un tanto asquerosa por mi regreso de madrugada. Maldita sea, Tony al final había pasado tiempo conmigo en la fiesta y yo me había quedado hasta tarde. Esto para disgusto de varios de mis amigos que habían estado. bueno. seamos sinceros. estaban listos para echar un polvo. No era el hombre mucho más guapo, pero era seguro de sí , siempre y en todo momento bien vestido, y lo suficientemente peligroso para ser atrayente en su deportivo BMW. Tenía bastante reputación con las mujeres, buena y mala por de este modo decirlo. Yo me fijaba en esto último en cierto modo , pero había salido desilusionada.

Pero mientras que Puna entregaba todo su cuerpo, sus labios separados no lograron evitar dejar escapar un despacio gemido de satisfacción. Esos labios finos, sin pintar y con tacto – exhalando suavemente. prueba externa de esa confianza interna que viene con los años de experiencia – un anuncio , que pertenecían a una mujer de sustancia. En un caso así , no obstante , no podía haber ningún error. El resto de ella respaldaba ampliamente esa afirmación tácita de sus labios.

Ella recorrió con sus manos el cuerpo cincelado de él, embelesada por tener ese cuerpo atlético apretado contra el suyo ; agarró su polla palpitante. La frotó y la golpeó en su húmedo coño; él le apretó las nalgas y la aproximó aún más.

La besó y comenzó a lamerla suave y de forma lenta. Próximamente abrió su boca y empezó a meterla. De manera rápida se la metió toda y empezó a bajar por su garganta.

Todo esto pasó, y una hora más starde, le dije a mi mujer, Carmen, apacible nena -, y si Sres, había llegado la hora, de verdad , de lo que iba a acontecer , y me fui a la habitación, –aclaro– la condición de Carlos que acepté fue que solo me mirara desde fuera de la habitación, y sin formar parte , por el hecho de que no le gusta con los hombres y menos estar en la situación de sexo. y quería gozar como siempre y en todo momento había hecho con el cuerpo de mi mujer en el hostal donde estaba , y al tiempo.

¿Las mujeres maduras les encantan a los jóvenes?

Le recogió el pelo y con una mano le acarició la espalda y los omóplatos , sintiendo su piel despacio y también hidratada en las yemas de los dedos. Ásperamente abrumado por la ansiedad, miró a su alrededor; todas y cada una de las persianas estaban bajadas, la puerta se había cerrado con llave. Ella le plantó un beso en el sur, en la parte baja del estómago, y él sonrió como un idiota.

Dudo que vuelva a tener una mujer joven, pero cada vez que pienso en ella, se me pone la polla dura y me acercamiento divagando pensando en mi corta y tórrida relación con Terri.

Como es natural que acepté. Maua, experta , me sugirió la posición , me senté en la silla y levanté las piernas, dejando al descubierto mi trasero. Maua me metió primero un dedo, entonces dos , dilatando poco a poco mi trasero. En el momento en que estuvo lista, mi novio con una crema, me fue metiendo la poronga de a poco. Me dolía un tanto , pero con el precaución de mi novio que era muy dulce, fui cambiando la sensación de mal por la de exitación. Me sorprendió mucho , jamás imaginé que llegaría a tener un orgasmo. Fue fantástico y me arrepentí de no haberlo hecho antes. En este momento era aa Jair, quien me empujaba un tirón prácticamente todo por fin tenía esa divina verga donde quería , no me lastimaba, recibía cada empujón de Jair explotando de exitación , hasta que otro orgasmo prácticamente seguía , no me podía creer. Luego el primo, que había mantenido su erección por el hecho de que me cogieron mientras me chupaban, fue el próximo. No tuve ningún otro orgasmo, pero disfrute viendo esa poronga negra y loca enterrada en mis supones.

Ella me miraba con extrañeza, pero no me di cuenta hasta bastante después. Puso su guitarra en el soporte y me mencionó que dejase la mía. Lo hice, ella se puso parado , cruzó los pocos metros que nos apartaban , me rodeó el cuello con sus brazos y pegó sus labios a los míos.